Más allá de los realities

mayo 21, 2007

Poco queda ya que contar sobre los diferentes tipos de realities que existen hoy por hoy en España que, por otro lado, son y han sido fiel reflejo de otros realities internacionales. 

Dentro de los realities hemos visto de todo: gente que canta, que desfila en pasarelas, que intenta sobrevivir y, por supuesto, que se tiran los trastos a la cabeza. 

Lo cierto es que hoy en día contamos con una cantidad ingente de tecnologías, pero lo que hemos adelantado en éstas no lo hemos hecho en contenido. 

Las televisiones sólo apuestan por lo seguro, lo que tiene éxito y, que dicho sea de paso, se basa en la espectacularización y en el morbo, en el que, como ya apuntamos, incluso los presentadores forman parte del juego, dejando un poco al lado su labor tradicional.

Pero lo que las televisiones ignoran (o prefieren ignorar) es que el mercado de los realities está saturado: ya no cabe ni uno más. No importa que temática se trate, puesto que ésta es secundaria, siendo lo verdaderamente importante el morbo que surge entre las relaciones de los concursantes. 

Cambio Radical

Buen ejemplo de la saturación de este mercado es la baja audiencia de la última gran apuesta de Antena 3, “Cambio Radical” que no ha obtenido el éxito esperado, llegando incluso a cambiar el día de su emisión por televisión. Todavía está por demostrar el éxito que cosechará la nueva apuesta en los realities que ha hecho cuatro: Factor x y también el nuevo formato en el que se ha querido incluir al reality: el móvil.

Factor X 

Hemos deducido que con los realities que hay actualmente en emisión y los que se emitirán, no deben darse cuenta de que los realities pierden fuelle, pero no porque no sean polémicos (que cada vez lo son más), o incluso a su favor, podríamos decir la existencia de las diversas temáticas ya mencionadas, pero no se dan cuenta de que estamos cansados de ver siempre lo mismo. Porque eso si que no falla: visto un reality, visto todos. 

Esperemos que en un futuro, no muy lejano, aparezcan personas que apuesten por formatos de calidad, más que de audiencia fácil, aunque ésta empiece a escasear. Aunque ¿Qué podemos esperar de Tele 5 y Antena 3, cunas de la telebasura en España desde su nacimiento? De las otras cadenas, ya veremos, tal vez nos sorprendan, o probablemente no.                             

SUPERVIVIENTES: La aventura de los famosos

mayo 14, 2007

Esta semana hemos decidido hablar sobre el reality show “Supervivientes”.

 

Tele 5, tras unos meses de la comentada crisis de realitys con la bajada de audiencias de las últimas ediciones ofrecidas, 13 nuevos famosos se enfrentan a esta nueva aventura.

 

El estreno de esta nueva edición tuvo lugar el pasado martes 2 de mayo, con casi 4 millones de espectadores , 26’2 % del share medio.

 

Supervivientes ha sido un reality que a lo largo de su historia y de sus distintas ediciones, tanto en “supervivientes”,como “La isla de los famosos”… ha mantenido una audiencia más o menos estable alrededor de un 20% .

 

Las dos primeras  ediciones de supervivientes (Supervivientes: expedición Robinson) estuvieron protagonizadas por concursantes anónimos, desconocidos por el espectador.

 

A partir de las siguientes ediciones, los protagonistas de la aventura eran  famosos conocidos por toda la audiencia.

 

Este cambio, de concursantes anónimos a personajes famosos, creemos que se ha dado para aumentar el morbo del programa y conseguir una mayor audiencia, pudiendo ver lo que hacen o dejan de hacer personajes conocidos por todo el mundo, y como se desenvuelven en situaciones de verdadera supervivencia.

 

 

Muchos de ellos acuden al programa para demostrar al público su valentía y su capacidad para lograr conseguir llegar hasta el final del programa, sin embargo algunos de ellos tienen que abandonar la convivencia por su dureza y por su incapacidad de enfrentarse al día a día en condiciones muy infrahumanas, ya que hay que estar muy bien preparado, tanto física como psíquicamente, para una aventura en la que el hambre y las enfermedades pueden formar parte de la monotonía cotidiana.

 

A modo de conclusión decir que cada edición ha aportado una convivencia muy distinta. En las dos primeras ediciones, al ser personas completamente anónimas, los concursantes van sin prejuicios hacia sus compañeros, sin embargo, en las posteriores ediciones al tratarse de personas conocidas por todo el mundo, y conociéndose bien, directa o indirectamente los unos a los otros, dichos personajes saben de antemano la actitud de sus acompañantes de aventura, pudiéndose formar pensamientos anticipados tanto positivos como negativos.

  

Los Reality Show ahora en tu móvil

mayo 7, 2007

Sólo era cuestión de tiempo que un formato que funciona (o funcionaba) en la televisión no fuera “explotado”, o cuanto menos, experimentado en otros soportes. Así que ¿por qué no probar en los teléfonos móviles? 

Hasta entonces, la telefonía móvil sólo apostaba por ofrecer Tv y alguna que otra serie audiovisual. Sin embargo, el 27 de noviembre de 2006, Movistar presentaba por primera vez en España un servicio exclusivo para el móvil: “Yo Melendi”, un reality show interactivo sobre la vida real del cantante, producido por Endemol España y que sólo estaba disponible para los usuarios de dicha compañía telefónica.

Yo Melendi!

Este formato, pionero en nuestro país, está basado en Get close to” Sugababes, que fue lanzado al mercado por Endemol UK y la operadora Orange. 

Las 'Sugababes', predecesoras de Melendi

Sin embargo, “Yo Melendi” sólo fue el principio. La empresa Lechill Móvil, de acuerdo con Vodafone, lanzó en Febrero de este año ‘Descubre a’ (Get into), reality show creado únicamente para ser visionado a través de teléfonos móviles dotados con tecnología 3G.

Sonia, una jóven aspirante a actriz

 Pero este fenómeno tampoco termina aquí, ¡ni mucho menos! Ahora, la productora malagueña Kálida crea un novedoso reality que servirá como objeto de estudio para investigar la nueva televisión en móviles de cuarta generación: “El Cortijo”, que mezclará la vida en directo con el documental. Este formato se emitirá en Canal Sur y en él, los concursantes serán dos familias andaluzas enfrentadas que convivirán en un rancho de principios del siglo XX. 

El Cortijo

 Actualmente, hay más de 4 millones de españoles que tienen móviles 3G y pese a las limitaciones que presentan, no cabe duda de que es un medio que ofrece grandes posibilidades y ventajas tanto a las empresas productoras (como creadoras de contendidos), a las compañías telefónicas (como distribuidoras de los mismos) como a los usuarios (por su portabilidad, autonomía e interactividad). Y más concretamente, en el caso de Melendi, por ejemplo, supone una fuerte campaña de promoción para el artista. Por ello, no es de extrañar que, tanto unos como otros, busquen la manera de sacarle el máximo partido a esta nueva tecnología. 

Así pues, creemos que los realities, por sus características (dado que son programas de corta duración en los que la intervención del espectador es decisiva para el propio desarrollo del concurso) podrían obtener éxito en las nuevas generaciones de telefonía móvil. Del mismo modo, pensamos que los móviles pueden ser la “tabla de salvamento” de este tipo de programas, ya “sobre explotados”en el medio televisivo.

Violencia en Televisión

mayo 1, 2007

 

Desde que la televisión se colara en nuestros hogares fue desbancando a otros medios como la radio o la prensa, y se ha convertido en casi una necesidad, una ventana al mundo que nos rodea. No nos equivocamos al decir que los programas que se veían en estos primeros televisores distan mucho de lo que estamos hoy en día acostumbrados a ver.

 

Sabemos a ciencia cierta que el visionado de ciertas imágenes hace generar valores y desarrolla la formación del comportamiento de los televidentes. Algunos estudios realizados sobre el visionado de este tipo de imágenes en niños y adolescentes aseguran que ver violencia en televisión puede hacer a los niños ver la violencia como un modo de arreglar problemas, llevándoles a imitar la violencia o identificarse con los agresores.

 

Un ejemplo escalofriante de esto saltó a la primera plana de todos los informativos tras la ejecución de Saddam Hussein: su  muerte fue imitada por varios niños que perecieron jugando a un juego que habían visto por televisión. Realmente un ejemplo perfecto del poder de los medios en las personas.

 

Teniendo en cuenta el poder que la televisión o el cine tiene en las personas, con conductas imitativas que llevan en muchos casos a cosas atroces, cuesta creer que cada vez vemos más series, películas, programas con altos contenidos de violencia.

Pero en lo que al tema respecta pensamos que la violencia en televisión también es un modo más de ganar público o audiencia, ya que a lo largo de estos últimos años ha aumentado notablemente el tiempo dedicado a este tipo de noticias, y el número de programas donde se ve violencia.

También me parece importante citar el horario en el que se ven  los casos de violencia, que puede ser representada por muchos tipos: violencia física, violencia verbal, imágenes con alto grado de violencia; y esto es lo que nos solemos encontrar en la franja horaria desde que empiezan los informativos del mediodía, seguido por los programas que cubren toda la tarde. Una fuente peligrosa que está al alcance de ser vista por cualquier menor, y debería prohibirse.

 

Los más polémicos del concurso ‘Gran Hermano’

Dentro de este horario vemos imágenes fuertes e impactantes del tema que semana a semana nos viene ocupando: los realities shows. Y es que desde que comenzaran fue una fuente directa del morbo y la polémica del día a día de los concursantes. El caso de violencia más sonado y conocido fue el de Carlos Navarro en el Gran Hermano II, expulsado por la organización del concurso acusado de malos tratos a su pareja dentro de la casa, y denunciado por colectivos españoles de mujeres.

Hoy el comienzo de un reality show nos genera la idea de lo que se va a ver en él, que en verdad puede que sea el verdadero motivo de que la gente se enganche: para ver a gente peleándose, deshumanizados, gente sufriendo., etcétera; lo cual no deja de ser nuevamente casos de violencia.

Es curioso, saliendonos del tema solo por un momento, el control que tienen las imágenes de amor en televisión, colocando las no aptas fuera de una programación accesible. ¿acaso no es preferible el amor a la violencia? No decimos que deban verse imágenes pudientas en un horario diurno, sino que el mismo control que se tiene a este tipo de imágenes se debería tener con las de violencia, o incluso más, pues en nuestra humilde opinión, es preferible un beso a un tiro.

Centrándonos nuevamente en los reality vemos como las escenas de cama quedan lógicamente no enfocadas y, sin embargo, si se pelean, no tardan en enfocarles, pues hace subir la audiencia.

¿Será está la pescadilla que se muerde la cola al pensar que la televisión obtiene más audiencia retransmitiendo casos de violencia; cuando sus espectadores generan conductas imitativas?; ¿Será un preludio a lo que será nuestra vida cotidiana y nuestra televisión el día de mañana?

Esperado factor x

abril 22, 2007

Todo reality que triunfe tiene un factor x que lo hace atractivo frente a la audiencia, que lo hace interesante o simplemente popular. Pero, como ningún programa es perfecto, también tendrá aspectos negativos (que se incrementan en el gusto de los más críticos de este género).

Estamos a punto de asistir al nacimiento de un nuevo reality show, propuesto por cuatro: el factor x. Seguramente los más fieles a los reality verán el primer programa sin pensárselo dos veces. ¿Qué hará el resto? Por la publicidad parece interesante. Quizás lo estén realzando demasiado para que al final sea más de lo mismo. ¿Qué factor x debería tener? En mi opinión, parece que va a ser un programa de simple espectáculo, pero estaría bien que tuviese un alto contenido en cultura y formación: no solo ver el progreso de los concursantes, también que los espectadores descubramos aspectos del mundo de la música.

No debería centrarse en los personajes en sí, ni colocarlos en situaciones límites para asegurar el morbo (como se pudo observar en Supermodelo 2006, también de cuatro). Si buscan nuevos talentos para el panorama musical que sea ese el objetivo, y no buscar sujetos que “den la nota”.

Es posible que de entrada, siendo un nuevo reality sobre el mundo de la música, ya obtenga buena audiencia. Sin duda debe innovar, por su “hermano gemelo” Operación Triunfo (lo hace admitiendo grupos, por ejemplo). Pero siendo más críticos será un fracaso si no se aleja de los actuales reality show, incapaces de salir del cubo de la telebasura.

El éxito o fracaso de un programa depende en gran medida de pequeñas claves que hacen que la audiencia lo vea, se enganche y sea fiel a su cita semanal con la televisión para ver su serie favorita, su programa de cotilleo, o la evolución de los personajes de un reality show. El público adicto al género está ya expectante. ¿A cuantos más conseguirá enganchar este nuevo factor x?

Concursantes, ¿un circo o reflejo social?

abril 14, 2007

    En el artículo de esta semana vamos a tratar  el asunto de la fama conseguida en estos realities y los nuevos famosos que surgen en el panorama rosa.    

    La principal cuestión en la que nos fijamos es la diferencia que hay entre los concursantes de las primeras ediciones de estos realities y el resto.    

    El ejemplo más claro, de las diferentes generaciones de concursantes, lo encontramos en “Gran Hermano” el primer reality que llegó a España, sus primeros concursantes destacan por una gran ingenuidad debido a que no conocían el programa y cuyo único objetivo es el de vivir una experiencia inolvidable en sus vidas y poder conseguir el premio final .     Ahora en cambio los concursantes ya no buscan una experiencia o un sustancioso premio en  metálico sino la fama rápida mediante la interpretación de un papel. Estos programas ya no son solo un  “estudio sociológico” acerca de la convivencia, sino que han sufrido una transformación y se han convertido en un circo en el que solo importa conseguir audiencia y fama.       

    La culpa de esta situación podríamos echársela a las distintas cadenas las cuales por medio de los programas promueven y fomentan este tipo de “cultura” aunque en realidad el principal motivo de la existencia de estos programas, somos nosotros mismos, que vemos estos programas por el morbo que producen. Por lo cual obligamos así a las organizaciones a buscar cada vez a personajes más peculiares como es el caso de concursantes como Aída, Mimi, Kiko, Daniel Rubio… que causan esas situaciones y que finalmente son los más conflictivos alborotando así el panorama rosa, pues ya no les importan la experiencia vivida sino la vida fácil. Realmente estos personajes por muy diferentes que parezcan no son más que el fiel reflejo de nuestra sociedad y si mirásemos a nuestro alrededor descubriríamos que no son tan diferentes al resto.    

    Pero este no es el caso de todos los realities, creemos que otros como “Operación triunfo” y “Supermodelo 2006”, aun teniendo el mismo objetivo principal, conseguir la máxima audiencia, los concursantes que salen de estos programas no buscan la fama fácil sino una carrera de éxito trabajando en lo que les gusta y no mediante el morbo mediático que producen los conflictos televisivos.    

    La conclusión de esta reflexión acerca del cambio entre las diferentes generaciones de concursantes es la búsqueda del oportunismo y la fama fácil sin importar muchas veces el precio que se paga por ello ni la dignidad de la persona, sin darnos cuenta que no somos tan diferentes a ellos.

abril 9, 2007

UNA DE CULTURA, POR FAVOR 

  Esta semana, queremos abordar la posible diferenciación de los realities en dos tipologías distintas a las que hemos llamado realities culturales y realities no culturales  

   Los realities no culturales han sido mucho más numerosos que los realities culturales. Como ejemplo estándar pero siempre socorrido tenemos el Gran Hermano, un programa basado en la novela 1984 de George Orwell. En este reality un grupo de personas que previamente han superado un casting de selección pasan unos meses encerrados en una casa llena de cámaras y aislados de la sociedad.   

  Otros ejemplos de realities no culturales son: el bus, Supervivientes, Cambio Radical, la casa de tu vida, etc.,  que han tenido cabida en nuestro país desde la llegada del Gran Hermano, y que son formatos con un éxito anticipado y demostrado en otros países.   

  Estos realities pertenecen a la tipología de los realities no culturales, puesto que su principal y única finalidad es conseguir la máxima audiencia posible  practicando una forma legal de espiar y satisfacer la necrofilia propia de los espectadores, que son los que demandan este tipo de formato. Esto desde luego no es del todo así porque, en realidad,  el espectador es literalmente bombardeado por este tipo de formato y así,  termina ocurriendo una paradoja: se desea lo que se ofrece. En fin es el pez que se muerde la cola.    

 Ahora hablemos de los realities culturales, lo cual es una tarea un tanto escabrosa. Hemos seleccionado básicamente dos: Operación Triunfo y Supermodelos 2006. Ambos realities enseñan (o al menos eso intentan) a sus concursantes una serie de directrices que los convertirán en profesionales de la canción o de la pasarela respectivamente, y de paso consiguen algo de audiencia.      

  Estos realities pertenecen a la categoría de realities “culturales” en cuanto consideramos Cultura o Arte la música o la moda, entendiéndose ambas como una expresión de la creatividad y subjetividad de una serie de personas, componiendo o interpretando una canción, o diseñando una prenda de vestir, por ejemplo.    

   Por esa misma razón Supermodelos 2006, desde el principio se queda atrás, el diseño de moda puede ser Arte, pero las concursantes de este reality son simplemente vehículos publicitarios de las creaciones de otros. Además de ser una muy mala influencia para una serie de personas que piensan o que les hacen pensar que la imagen que ellas dan o que se dan de ellas es lo deseable. Este reality tiene tanto de cultural como cualquier concurso de miss o mister España.     

  En cuanto a Operación Triunfo, sus castings nos hacen dudar de cuales son los requisitos necesarios para acceder a este reality, además de limitar una serie de campos musicales igualmente válidos, a favor de otros mucho más comerciales. Tampoco se fomenta la creación propia por parte de los concursantes sino que interpretan las canciones que fueron éxitos de otros cantantes.    

   Así que mi conclusión es que la diferenciación entre estos dos tipos de realities es nula e inútil puesto que no existe esta diferenciación. Operación Triunfo ni siquiera llega a ser un reality donde se trate bien la música de cultura de masas, puesto que aunque la música tratada sea música de la cultura de masas hay muchos estilos de este tipo de música que se dejan fuera. Además de que la finalidad última y primera de los realities es la audiencia del máximo público posible.    

  Como mucho llega a ser un reality Pseudo-cultural, aunque esto, por supuesto, también debe ser puesto en tela de juicio.  

¿Cirugía o tener personalidad?

marzo 26, 2007

La ultima novedad en realitys españoles se llama “cambio radical”. Este reality show va dirigido a todas aquellas personas que no están de acuerdo con su físico y quieran someterse a una operación  de estética. ¡El espectáculo está asegurado!Muchas son las personas que se han acercado a los castings, porque como para cualquier otro programa este reality también tiene pruebas de selección.Sin embargo la situación es bastante distinta, ¿quién se merece y quién no entrar en dicho programa? ¿quién se encuentra menos de acuerdo con su físico?

Teniendo en cuenta que España es el 4º país del mundo en la realización de operaciones estéticas (según el estudio realizado por ISAPS (International Society of Aesthetic Plastic Surgery )) la selección habrá sido complicada.

Cambio radical ha sido un programa emitido en mas de 25 países, los espectadores españoles se unen ahora a los televidentes de medio mundo.

Para lograr este fin, el programa pondrá a su disposición a un amplio equipo de especialistas (cirujanos plásticos, ortodoncistas, nutricionistas, estilistas, entrenadores personales, oftalmólogos, etc). Todo un despilfarro para el cambio físico de personas acomplejadas, pero… ¿qué ocurre con el cambio psíquico al ver tal transformación?, a pesar de contar supuestamente con psicólogos durante tal evolución, durante la 1ª emisión del domingo día 25 se mostró todo el proceso estilístico, sin aparecer en ningún momento dichos profesionales.

Llama mucho la atención como los concursantes ,explican los cambios que se quieren realizar y como el equipo médico añade otros tantos para que la transformación sea muchísimo más notable. Sabiendo que las reglas del concurso mantienen a los concursantes  totalmente aislados de sus familiares durante todo el tratamiento estético, el reencuentro puede ser bastante sorprendente.

 Por todo lo dicho anteriormente nos atrevemos a decir que nos encontramos ante un programa que emite un claro mensaje “hay que tener un bonito aspecto exterior para poder ser feliz en la vida”. Mensaje que puede ser bastante nocivo para niños y adolescentes que todavía  no están formados como personas adultas.Y se  deja completamente a un lado el valor del interior y la despreocupación por cultivar el espíritu y el ser mejor persona. Lee el resto de esta entrada »

Los Presentadores, parte del Show

marzo 20, 2007

Como en la gran mayoría de los programas televisivos, los Realities Shows también son conducidos por uno o varios presentadores, según cada caso.

En todos ellos hay un presentador encargado de moderar las galas semanales en el prime time. Además, aquellos realities que ofrecen resúmenes diarios cuentan con otro presentador distinto, que también suele encargarse de recibir a los participantes cuando salen o son expulsados del concurso. Y cuando, años más tarde, surgió “El Debate” éste es conducido por otro presentador.

Son muchos los nombres y las caras que nos vienen a la mente al hablar de “los presentadores de los Realities” en sus distintas versiones: Mercedes Milá, Pepe Navarro (Gran Hermano)  Fernando Acaso, Jorge Fernández, Óscar Martínez, Lucía Riaño (resúmenes diarios de Gran HermanoJordi González, (Gran Hermano: El Debate), Carlos Lozano (Operación Triunfo), Paula Vázquez (resúmenes diarios de Gran Hermano y La Isla de los Famosos), Jesús Vázquez (Pop Stars, Gran Hermano: El Debate, Hotel Glam, Supervivientes y Operación Triunfo)

Sin embargo, es la periodista Mercedes Milá la primera que se nos pasa a todos por la cabeza. Quizás, porque ha sido la primera presentadora al frente de un Reality Show en nuestro país. Quizás, porque, a nuestro parecer, se ha convertido en el alma del concurso dejando su sello personal en él. Quizás, porque son siete ediciones las que lleva a sus espaldas. Quizás, porque tras todas ellas se ha convertido, indiscutiblemente, en la “madre” de todos los Grandes Hermanos. Y quizás, por todo ello, nos llama la atención su evolución -y cambio de actitud- como presentadora a lo largo del concurso.

Se supone, o más bien suponemos, que un presentador debe ser, más que objetivo, neutral. La objetividad es un punto de vista único sobre un tema en el que hay varios, mientras que un punto de vista neutral exige que, si hay varios puntos de vista, se expongan todos ellos, en la medida de lo posible.

Así pues, en la medida de lo posible, un presentador debería exponer todos los puntos de vista existentes. Y más en este tipo de programas en los que el público, a través de sus votos, es quien salva o expulsa a los concursantes del mismo por la opinión que de ellos tiene. Opinión, muchas veces creada por la propia dinámica del concurso en la que existe una “necesidad de manipular” la realidad, presentándonos tan sólo una parte de ella, lo cual, consciente o inconscientemente, beneficia a unos participantes y perjudica a otros. Por eso, consideramos que ya bastante “subjetividad” se da en esa selección de imágenes, como para que el presentador muestre su particular punto de vista al respecto; ya que todo ello puede condicionar (y condiciona) la opinión del telespectador.

Como ya hemos dicho, nos ha llamado la atención, en este sentido, el cambio de actitud de Mercedes Milá como presentadora de Gran Hermano. ¿Por qué? Pues porque en estas últimas ediciones, su anterior objetividad, ahora brilla por su ausencia. La objetividad es una virtud que protege al periodista “contra juicios por libelo” , porque trata por igual a todas las personas y opiniones [Gaye Tuchman] y en las últimas ediciones, no hemos visto en Mercedes Milá ese trato de igualdad hacia todos los concursantes y hemos sido testigos de cómo deja patentes cuáles son sus opiniones, valoraciones y predilecciones. Hecho que, por una parte, nos parece estupendo porque todo el mundo tiene derecho y libertad de opinar; pero, por otra, no nos parece “correcto”. Primero, porque consideramos que su función como presentadora es la de conducir y moderar las galas y no la de emitir juicios de valor ni para bien ni para mal; o al menos, si lo hace, hacerlo de una manera más sutil. Y segundo, porque su opinión puede influir y orientar la decisión de los espectadores con respecto a las votaciones, ya sea para que el público se muestre a favor de sus ideas o a favor, como generalmente suele ocurrir, del más débil.No obstante, lo que más nos “intriga” de todo esto es el por qué de ese cambio. ¿Por qué Mercedes Milá ha dejado de lado su objetividad y ahora se muestra mucho más subjetiva en lo que dice, de quién lo dice y en cómo lo dice? ¿Por qué ahora manifiesta abiertamente cuáles son sus concursantes favoritos y no muestra ningún tipo de “pudor” en “atacar” a los que considera “non gratos”?

Como no ponemos en duda, en ningún momento, la profesionalidad de Mercedes Milá como periodista, queremos pensar que su cambio de actitud se debe a cuestiones de share. Es decir, en televisión, últimamente, lo que sube la cuota de audiencia son los enfrentamientos y las disputas y cuantas más, mejor. Y si se dan no sólo dentro de la casa entre los concursantes, si no también en plató entre los familiares, incluso en otros programas, mejor que mejor.

Así pues y en base a esta hipótesis, creemos que los presentadores de los distintos Realities Shows  (unos más que otros) han pasado a formar parte -nos guste o no- de este espectáculo televisivo.

Como el mirón que espía a su vecino…

marzo 20, 2007

LlegaGran hermano” a España. Se anuncia con spot novedosos que nos llenan de intriga. Es algo totalmente nuevo en el panorama televisivo de aquel momento. Tras el primer programa, la principal discusión es si este formato es telebasura o no. Y dentro de las razones que apoyan que se trata de un programa cultural destacan las de sociólogos como Gustavo Bueno que aseguran que se trata de un estudio sociológico. Esta razón bastó para enganchar a muchos espectadores que, en realidad y a nuestra opinión, no veían más que una telenovela sin guión.

Dentro de las razones que apoyan que el formato es tele basura está la que afirma que se trata de una forma legal y segura de espiar a un grupo de personas, como el mirón que espía a su vecino.

Pero centrémonos en el argumento del estudio sociológico: efectivamente se pueden estudiar los comportamientos de un grupo de personas que conviven en un espacio reducido, pero ¿de qué nos sirve? ¿Representa acaso a la sociedad? Claramente no, puesto que en un estudio sociológico, la muestra, es decir, lo que representa a la sociedad, se escoge al azar pero de entre toda la población. En este tipo de programas, para empezar, los sujetos que participan lo hacen para concursar en un programa de televisión, por lo que eliminas a todo aquel que no le interese salir en la pequeña pantalla.

Quizás en la primera edición de “Gran Hermano” si fuese más acertada que en las otras la opinión de experimento (más acertada, que no acertada). Pero con ediciones posteriores, y con otros programas que han adoptado el mismo formato, podemos cebarnos más en la crítica: ya no solo van aquellos que quieran concursar y salir en la tele, sino que el casting es pasado por una serie de personajes que pretenden vivir del cuento, que se quieren hacer famosos. Y el casting, elaborado por el programa, apoya esta elección buscando personas que no sean tímidas o que tengan algo característico para asegurar el espectáculo.

Con el programa “Operación triunfo se dio un caso parecido de degeneración. La primera edición se mostraba como un programa más cultural que cualquier otro reality. Pese a que también nos mostraban la vida de los participantes, para que sus problemas personales y evolución sirviesen de enganche a muchos teleespectadores, tenía un doble objetivo atractivo y acertado: formar a los participantes en una rama del mundo del arte y obtener un representante para la participación española en el Festival de Eurovisión”. Y en las ediciones sucesivas, agravándose con las dos ediciones de Telecinco, la importancia del programa se centra más en las relaciones polémicas o morbosas de los participantes que en su evolución artística.

No se engañen: el género televisivo “reality show” conlleva observar una vida en directo. Ya veamos a un grupo de personas aprendiendo latín, o escupiéndose a la cara, no deja de ser “espiar al vecino”, abrir una ventana y curiosear los movimientos de un grupo de personas. Puede llegar a ser interesante, y puede resultar entretenido, pero mientras sea algo que todos puedan ver desde su casa, no será algo sociológico, puesto que solo se prestarán a hacerlo una parte de la sociedad y, al ser observados, tenderán a comportarse de forma no habitual.